Los aranceles con Canadá se han eliminado en un 99%

Publicada en Publicada en Noticias

El Tratado de Libre Comercio UE-Canadá está ya en marcha. El presidente de la Cámara de Comercio de Canadá en España ha estado en la Cámara Navarra de Comercio para explicar las ventajas del acuerdo para la empresa navarra.

España exporta a Canadá productos por valor de 1.270 milloneseuros, cantidad que se ha duplicado en los últimos diez años. “Porlo que es un mercado que lo únicoque puede hacer es mejorar”. Lodice Alberto Echarri Ardanaz, nacido en Montreal, con familia navarra y que vive en Madrid, dondepreside la Cámara de Comerciode Canadá en España. Ha venidoa Pamplona para participar estasemana en una jornada organizada por la Cámara Navarra de Comercio, para hablar del Tratadode Libre Comercio entre la UE yCanadá, conocido como CETA por sus iniciales en inglés. El objetivo de su intervención era explicar las oportunidades que seabren a las empresas navarrascon este tratado. Canadá representa una pequeñísima parte delas exportaciones de Navarra, el 0,5% de lo que vende en el exterior. Eran 42 millones de euros en 2016, según datos del ICEX, y supusieron un aumento del 60% sobre el año anterior. El CETA haentrado en vigor el pasado mes deseptiembre y, aunque todavía está pendiente de que lo ratifiquen los miembros de la UE, gran partede los acuerdos, como explica en la entrevista, está ya aplicándose.

 

¿En qué situación está el tratadode libre Comercio entre UE y Canadá?
En septiembre el congreso de España lo aprobó y, desde entonces,se aplica provisionalmente. Está pendiente de que lo apruebe el Senado, que previsiblemente lo hará el 27 de octubre. A partir de ahí, ya se hará la presentación oficial del tratado entre el Ministerio de Economía, la embajada de Canadá… También falta la ratificación por parte de los Parlamentos de los miembros de la UE. En España está en vigor desde el 21 de septiembre casi el 90% de la normativa.

También ha tenido críticas
Ha habido reticencias equivocadas infundadas. Han sido demagógicas. Porque no se crea un espacio de libre circulación de bienes y capitales. Es un acuerdo marco que profundiza en las relaciones bilaterales, tanto comerciales como de inversión. También se ha criticado porque dicen que deroga muchas normas europeas y que tendrá efectos perjudiciales para medio ambiente, condiciones laborales y sociales…

¿Es así?
No. No hay derogaciones de normas propias. Hay un documento interpretativo, que se publicó dentro del CETA, donde se dice que no se dejarán de aplicar las normas de cada país. Por ejemplo, si Navarra quiere exportar vino va a pagar menos aranceles o casi nada, pero tiene que cumplir las normas sanitarias canadienses. Y a la inversa ocurrirá lo mismo. Un producto canadiense tendrá que cumplir la normativa europea de etiquetado, sanitaria y, en su caso, de cada comunidad autónoma. El CETA es un tratado comercial y de colaboración que respeta las normas estatales de ambos socios,pero que facilita el comercio y limita las restricciones.

¿Qué es lo más importante de este tratado?
Su propia existencia. Es un modelo de tratado que puede servir debase para otros acuerdos de la UE con otros países. Seconstituye un marco en el que lospaíses de la UE ven a Canadá como un socio estratégico y viceversa. Ahora estamos hablando precisamente de las relaciones entre Europa y Canadá por este tratado. Y es la primera vez que se firma un acuerdo de este tipo con un país que es miembro del G8.

¿Qué supone?
Para Canadá se abre un mercado de 400 millones de consumidoresy para Europa, de 35 millones. Yello con todas las inversiones anunciadas por Canadá en infraestructuras y otros sectores de las que se pueden beneficiar las empresas españolas.

¿Cuáles son esos planes de Canadá?
La estrategia de ese país es fomentar la inversión directa de Canadá en el exterior y la inversiónextranjera directa en Canadá.Hay un plan a diez años para invertir unos 80 millones de euros. En la práctica, ¿cuáles son lasmedidas más importantes del CETA? Lo más básico y lo que ya está enmarcha es una caída de aranceles del 99% en ambos países. Y eso ya está pasando, pero no por eso losnavarros están exportando más.

¿Por qué?
Porque se abren oportunidades,pero los retos son los mismos, esnecesario el reconocimiento de lamarca y la competitividad. Ahí esdonde hay que trabajar. Otra ventaja que aporta el CETA es que seproduce una liberalización importante en el sector servicios, como ingeniería, transporte, telecomunicaciones, aunque con limitaciones, sobre todo en el sectorfinanciero. Ahora es más fácil trabajar allí, lo que conlleva unreconocimiento decualificaciones profesionalesque, como en otros temas, estápendiente de desarrollarlo. Llevaaparejado la libre movilidad temporal de trabajadores.¿Antes no existía?Antes del tratado había las mismas oportunidades, pero ahora es más fácil hacerlo. Otra de las ventajas del CETA es que se establece un marco más transparentepara licitaciones públicas y concesiones administrativas.

¿En qué se pueden beneficiar lasempresas navarras?
Para Navarra se abre un mercadode 35 millones de consumidores,un gran mercado para el sector dealimentos procesados (delicatesen y de alta calidad), vinos, conservas, sector de maquinaria yequipos. Hay sectores estratégicos donde Canadá busca inversiones para que las empresas seimplanten, como el aeroespacial,automoción, agricultura… Es especialmente importante la diversidad cultural y gastronómica deCanadá. Hay representadas muchísimas nacionalidades y culturas cercanas a la nuestra. Navarratiene que buscar la forma de entrar y competir. Además las Denominaciones de Origen están protegidas en Canadá. Navarratiene la ventaja de que Canadá tiene una estructura económica similar, ya que la mayoría sonpymes. Ahora se abren más oportunidades para las pymes navarras , con acuerdos de colaboración, ‘joint ventures’… En el campo tecnológico hay incentivos a lainversión a través de ProgramaCandeka, en colaboración con el CDTI. Este acuerdo ya existía antes, pero lo que hace el CETA es volver a poner de manifiesto las ventajas que tiene este país.

¿Qué es la Cámara de Comercio de Canadá en España?
Tiene su origen en 1989 cuandose constituyó la Asociación Hispano Canadiense de cooperación comercial. No tuvo continuidad pero dejó el embrión para que hace once años pusiéramos en marcha la Cámara de Comercio de Canadá en España. En febrero cumpliremos diez años. Es unaasociación privada de empresarios españoles con intereses en Canadá y de empresarios canadienses con intereses en España.Son unos 20 socios los que forman parte, como Ferrovial, Repsol, Bombardier…

¿Son los socios quienes la financian?
Los socios pero nos financiamostambién con los seminarios queorganizamos. Somos una plataforma de ‘networking’, comunicación y, en algunos casos, de lobby.Pero no ofrecemos servicios, para ello tenemos acuerdos con laCámara de Comercio de Madrid,por ejemplo. Nuestra misión es fomentar la comunicación directa y rápida entre socios e instituciones.

¿Qué presencia española y navarra hay en Canadá?
Navarra no hay. Y de España haymucha. Casi todas las empresasespañolas de infraestructuras están en Canadá. Y sus subcontratas. Ahora ha llegado el momento de las pymes, tienen que buscarlos medios para entrar en el mercado canadiense. En esto las Cámaras, como la de Navarra, juegan un papel crucial.

La pastelería de su abuelo en Montreal

Sus abuelos eran navarros, de Pamplona y Mendavia. Su abuelo materno, Nicolás Ardanaz, emigró a Canadá en 1930. Por eso Alberto Echarri Ardanaz, que acaba de cumplir 58 años, nació en Montreal, Canadá (15 de octubrede 1959) como lo había hecho su madre. Su padre, promotor inmobiliario, nació en Tolosa y emigró a Canadá en 1950. Allí la pareja se conoció en un baile, se casó y tuvo dos hijos. Cuando Alberto Echarri tenía 15 años, su padre quiso volver a España y así lo hicieron. Regresaron a Madrid, donde, en la Universidad Complutense estudió derecho y el programa de Instituto de Empresa. Hoy tiene familia en, además de Montreal y Vancouver, en Pamplona, Estella, Mendavia, San Sebastián y Bilbao. Casado con Pilar Brindle, madrileña con ascendencia inglesa, tiene dos hijos: Alberto, de 24 años, y Ángela, de 26.

Alberto Echarri ha ejercido desde 1984 como abogado en grandes operaciones de fusiones y adquisiciones en todos los sectores. Esto le llevó en 1989 a incorporarse a Papelera Navarra como letrado asesor, secretario y consejero, así como de Smurfit España, grupo que adquirió la empresa navarra. Esto le ha llevado a visitar Pamplona por lo menos cuatro veces al año. Ha sido también socio del despacho Gómez Acebo&Pombo. Uno desus últimos destinos fue en Ernst&Young, donde estuvo como director del área jurídica. En la actualidad es consejero independiente de varias empresas privadas y cotizadas. Además preside desde hace diez años la Cámara de Comercio de Canadá en España, ubicada en Madrid. Busca fomentar las relaciones comerciales entre España y Canadá. También, con Navarra. Echarri, sobre la posibilidades de la Comunidad en aquel país, contesta con otra pregunta: “Si mi abuelo pudo montar en 1930 unade las mejores pastelerías en Montreal, ¿cómo no se va a abrir mercado en Canadá para Navarra?”